Logo Empresa

Blog

5 cuestiones básicas sobre como elegir una certificación iso o esquema que ayude a mejorar las venta

03-11-2014 | ekotoniaconsultores.es

  • 11651.jpg
Independientemente del sector en el que te muevas o a qué se dedique tu empresa, las certificaciones ISO han estado muy extendidas en los últimos 10 años entre pymes.

Anteriormente a esta fecha, lo normal es que las Organizaciones que se certificaban y utilizaban las marcas para ello eran empresas muy grandes, multinacionales o empresas nacionales incluidas en su mayoría en el IBEX 35.

 

Poco a poco la mentalidad de “destacar con respecto a mi competencia” a través de certificaciones ISO, muy extendidas, la ISO 9001 y la ISO 14001, fue proliferando entre pymes.

 

Durante años han sido proyectos subvencionables para muchos sectores, no obstante, actualmente no es tan fácil obtener una subvención para este tipo de proyectos, esto se une a la desconfianza, extendida en el mundo empresarial, hacia el grado de utilidad de este tipo de iniciativas para las empresas.

 

Si eres empresario, no es una cuestión de plantear la negativa por respuesta a este tipo de proyectos, simplemente hay que elegir bien, te puedes plantear las siguientes cuestiones:

 

1. Tipo de esquema de certificación a elegir: ¿a qué se dedica mi empresa?. No se puede diseñar un sistema de gestión basado en la norma X, de la misma forma para el sector agroalimentario, industrial, maderero, construcción, etc. Si mi empresa se dedica a fabricar un producto, la certificación debe dirigirse hacia la certificación de este producto, para incrementar ventas. Igualmente si mi empresa es del sector servicios, debo certificarme en algo que me permita demostrar que mi gestión empresarial es más eficiente que la de mi competencia.

 

2. La implantación de una certificación ISO, es un proyecto vivo en el que la empresa debe aportarlo todo, ya que el proyecto bien ejecutado e implantado se debe adaptar como un guante a la Organización.

 

3. Qué me tiene que aportar el proyecto de certificación ISO: básicamente el proyecto tiene que aportar facilidad en la gestión empresarial de la organización, en función de si el esquema de certificación elegido profundiza más o menos en el proceso productivo, debe aportar “tranquilidad” en cuanto a los controles de calidad realizados en el mismo, si es una certificación medioambiental, debe aportar tranquilidad en el cumplimiento legislativo, y si no lo aporta al menos debe “detectar errores”, es decir, el empresario debe conocer cuáles son sus puntos débiles desde un punto de vista objetivo, no es posible llegar a decir “yo creo que fallo en esto”, tengo la seguridad de que fallo en esto porque mi sistema me lo dice.

 

4. ¿Mejora mi imagen?, un sistema de certificación ISO siempre mejora la imagen de la empresa, pero no es el fin último, un sistema que no es capaz de dar respuesta al punto anterior, es un sistema condenado al fracaso, así pues, “no sólo vale con el cuadro colgado en el despacho de la gerencia”.

 

5. ¿Cuándo me planteo realizar este proyecto?, muy fácil, hay una serie de premisas clave, que el empresario debe plantearse:

 

  • a. Por exigencia de cliente o por incremento en el coste de venta de mi producto.
  •  
  • b. Porque mi competencia lo tiene o lo va a tener a corto o medio plazo.
  •  
  • c. Para mejorar las ventas o exportaciones en el extranjero.
  •  
  • d. Si existen subvenciones que me compensen el coste del proyecto.
  •  
  • e. Y sobre todo, para mejorar en todos los aspectos de la Organización.

 

Es importante destacar que además de ser proyectos vivos en los que la Organización va mejorando su gestión año tras año, debe hacerse difusión de la certificación con los medios que disponga la empresa, especialmente si hablamos de una certificación de producto.

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando da su consentimiento para su uso y la aceptación de nuestra política de cookies .