Logo Empresa

Blog

¿Qué somos primero, seres individuales o sociales?

03-11-2014 | Rocío Báez. Tempus Social.

  • 11631.jpg
Cada vez más, nos educan en la individualidad, en la autonomía, en la superación personal. Nuestros niñ@s deben aprender rápido, tener responsabilidades desde muy pequeñ@s, la mujer debe ser independiente, el hombre debe ser fuerte y triunfador…. Estereotipos y roles que nos imponen y que a veces asumimos sin reflexionarlos.

Quizás no nos detenemos a pensar que toda esa individualidad del ser humano está profundamente condicionada por la sociedad en la que nos toca vivir. Hace poco me pusieron un ejemplo precioso, que es la sensación de tirar una piedra al agua y posteriormente, la onda expansiva que crea, lo que influye en su entorno.

Esto mismo ocurre con las personas; el movimiento, la opinión, las opciones de vida, afectan  irremediablemente a los demás y al entorno. Nos afecta la familia en la que nacemos, nos afecta nuestro grupo de amigos, nos condiciona a vivir de una manera u otra la pareja que elegimos, nos afectan las decisiones políticas, nos afectan los cambios sociales, todo, absolutamente todo pequeño movimiento, puede suponer un cambio en nuestras vidas.

Sin embargo, seguimos pensando que podemos tener el control, el poder sobre lo que hacemos, y cuando la sociedad y nuestro entorno se imponen, rozamos la sensación de frustración, esa que nos conduce al desequilibrio, al desorden mental y emocional.

Por tanto, desde ¿dónde nos posicionamos para no salirnos de nuestra zona de confort?, ¿cuáles son las herramientas para alcanzar el bienestar? ¿cómo superar aquello de nuestras vidas que no nos gusta?

No hay recetas, hay soluciones para tratar las emociones que nos desestabilizan, pero sí que sería interesante un cambio de percepción, un punto de partida diferente. No caminar sól@, sino desde la colectividad, que en algunos momentos, nos pondrá barreras, pero en otros nos tenderá una mano para levantarnos. Y sobre todo diferenciar que la persona puede ser “no dependiente” pero no llevar esa individualidad hacia el extremo, porque más que seres individuales, somos seres genuinos, diferentes l@s un@s a l@s otr@s, y esa es nuestra gran riqueza…

 

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando da su consentimiento para su uso y la aceptación de nuestra política de cookies .